Trayectorias Profesionales – Career Coaching

En una oasión participé en una conversación entre directivos de empresa, había uno que había cambiado hacia poco tiempo y mostraba su preocupación al detectar que el cambio realizado no era lo que esperaba y que la relación con sus nuevos jefes no parecía iba a ser muy fácil. Y, por supuesto, estaba preocupado.

Los contertulianos, personas mayores de 40 años,  con familia, plenamente introducidos en el mundo laboral con cargos de responsabilidad en empresas, se conocían desde hacía muchos años y sabían los movimientos de cambios profesionales que cada uno había hecho. De repente oigo el siguiente comentario: “tú no has ido a esta empresa, te has ido de la anterior”.

Lo que decía es simple y llanamente que el cambio lo había hecho por que huía de una situación, en la que seguramente se encontraba mal, no encajaba con sus jefes, el trabajo se le hacía aburrido y ya no podía desarrollar sus ideas, en fin, quería  un cambio rápido y se aferró a la primera oportunidad.

Esta forma de proceder sigue unos parámetros de acción-reacción lógicos, si nos ponemos en la piel del que sufre la situación y al ver lo mal que se pasa, entendemos que se tomen decisiones que pueden no ser las más acertadas, aunque se cumpla el factor más relevante de esta decisión que es irse de donde se está mal.

Las cosas no suceden de un día para otro, generalmente uno no se encuentra incómodo de repente, existen elementos y situaciones visibles que se notan poco a poco. Al principio no le damos importancia, se capea como sea, hasta que llega a ser insoportable.

Imaginar que esta persona-directiva hubiera estado en contacto con un profesional de confianza, externo al negocio y familia, al que hubiera podido comentar su situación, y la hubiera tenido que confrontar con su deseada Trayectoria Profesional. Seguramente hubiera actuado de otra forma por varios motivos, todos ellos importantes:

1.    Tiempo para pensar y reflexionar acerca de lo que queremos ser y hacer

2.    Cambiar la visión profesional por otra que se ajuste más a lo que deseamos

3.    Contar con un profesional que nos acompañe en este pensamiento y en las etapas del Plan de Acción

4.    Actuar sobre los límites que nos impiden hacer los cambios necesarios para seguir la Trayectoria Profesional elegida

5.    Construir una estrategia de lo que se quiere hacer

6.    Adquirir más seguridad en los cambios que debemos hacer para conseguirlo

Los directivos-ejecutivos de esta edad están más preocupados por su empresa a la que dedican incontables esfuerzos que a su Trayectoria Profesional. No tienen tiempo, les parece que la buena estrella no se va a apagar nunca. Y se apaga.

El mundo cambiante exige saber lo que queremos ser y hacer y establecer una estrategia para conseguirlo. El paradigma del empleo ha cambiado, de ser un empleado para siempre en una empresa a ser empleable en varias durante la vida profesional, por ello es tan importante definir lo que queremos y qué vamos a hacer para conseguirlo.

Es muy difícil hacerlo solos, necesitamos a alguien que nos acompañe y sea capaz de hacernos ver nuestras potencialidades para conseguir con eficiencia aquello que queremos ser y hacer.

Anuncios

Acerca de Lluís Gras

Executive and Business Coaching, con más de 25 años de experiencia en empresas.
Esta entrada fue publicada en Coaching, Formación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s