La Vorágine y lo Importante, La experiencia de los demás…

El otro día me reuní con Emilio, CEO de una compañía en Barcelona con unas ventas superiores a 15 millones de Euros en un sector afectado por la crisis de estos años. Nos conocimos, por casualidad, en una de estas reuniones de networking de ejecutivos y que uno va, porque de repente le parece que tiene que distraerse, cuando la realidad es que también estás buscando algo. Tienes problemas, las cosas no van bien y notas que necesitas charlar con algún “desconocido” que te escuche. Y esta vez fui yo quien le escuché, nos presentó un amigo común que le dijo, – habla con Lluís y lo verás más claro, os dejo.

4 reglas de la ejecución

Desde entonces, han pasado más de dos años. Emilio está muy contento, porque después de varios años de sufrir, este último año las ventas habían crecido un 60% y encima con menos recursos. Habíamos quedado al mediodía para comer juntos, yo le había pedido que me hiciera un resumen de cómo había visto la evolución de la empresa, desde que empecé tímidamente a colaborar, cuáles eran sus temores iniciales y cómo fue venciéndolos y sobretodo cómo se sentía ahora que estaba, de nuevo, creciendo y con resultados positivos por encima de la media de su sector.

Emilio no es muy hablador y menos ahora que muchos problemas se habían solucionado, yo había sido un espectador en primera línea y sólo vernos me dijo: – lo más importante que haces es escucharnos y hacernos pensar. 

No salíamos del bucle, lo sabes, me dijo, – siempre hacíamos lo mismo, el mercado se redujo con la crisis y nos dormimos con el éxito como si nunca fuera a acabar. Además, con las pérdidas llegaron los conflictos de tesorería y tuve que dedicarle muchas horas, llegar a día 30 era una odisea. No teníamos tiempo ni de ver las oportunidades que pasaban. Además como no teníamos dinero en caja, ni nos atrevíamos a pensar.

Cuando nos vimos por primera vez, me hablaste de la vorágine y de lo importante, que eran cosas distintas. (Leer

Cumplir nuevos objetivos en medio de la vorágine del día a día Las 4 Reglas de la Ejecución )

– Me acuerdo bien, te decía la vorágine te da el pan de cada día y lo importante es el pan de mañana. Y te preguntaba, -¿te preocupaste del mañana cuando las cosas te iban bien?  Tiempo  faltaba para facturar, fue tu respuesta. Quizás deberíamos haber dedicado un poco de tiempo, pero el día a día nos volvía locos y ganábamos mucho dinero.

Emilio continuaba hablando, me sorprendió tu manera de enfocar nuestra situación, lo primero que nos preguntaste era qué oportunidades teníamos y no aprovechábamos, qué tendríamos que dejar de hacer porque no nos aportaba valor y nos hacía perder tiempo y recursos, y qué estábamos haciendo bien. Además una coletilla, cuáles eran nuestras prioridades. Trabajo individual, discusión en equipo.

Esto nos abrió los ojos, ponerlo negro sobre blanco es distinto que hablarlo y hablarlo en reuniones interminables en la compañía, entre nosotros solos.

Tú nos dejabas hablar, solamente intervenías para preguntar sobre lo mismo hasta cinco veces, querías asegurarte que llegábamos a la raíz de lo que queríamos decir, para no quedarnos en la superficie. 

Contigo fuimos capaces de determinar las oportunidades y ordenarlas por aportación de valor por los recursos que necesitaban para ponerse en marcha.  – me acuerdo cuando os dije, ahora esta oportunidad la trataremos al lado de la vorágine, y todos me preguntasteis: – ¿y eso?, Y empezamos a modular el proyecto.

Ahora Emilio continúa hablando, – te  empeñabas en focalizar, en definir bien el objetivo, además, nos hiciste ver que si medimos sólo el resultado, cuando lo tenemos no podemos hacer nada sobre él.

La definición del objetivo debía contener una acción, un resultado que conseguir y en un periodo de tiempo determinado.

–  Entonces sólo queríamos probar las oportunidades y alternativas que se nos abrían y tú, Lluís, nos decías que fuéramos despacio, añadías que Jim Collins, gurú empresarial en US, dice que hay que experimentar con balines y estar seguros antes de lanzar el obús.

–  Y pensasteis que ya no me necesitabais, teníais la oportunidad y alternativa a la vista y os alerté que faltaba algo muy importante.

–  Hablaste que debíamos medir la tarea crítica que hacíamos cada uno de nosotros para la consecución  del resultado, y le llamaste  Indicador-Acción. – Ahí tuvisteis muchas dudas, ¿para qué medir si ya sabemos lo que tenemos que hacer? me decíais.

–  Entonces hablaste de las reuniones semanales y de cómo cada uno debía responder delante de los otros del avance de su Indicador-Acción, rendir cuentas entre colegas es más comprometido que entre jerarquía y cuando lo pusimos en práctica nos dimos cuenta de la potencia de estas reuniones, analizamos cómo nos va a cada uno, vemos los obstáculos y nos reforzamos con la ayuda de todos. Además, aprovechamos para hacer los cambios si vemos que la tarea crítica que pensábamos al principio no nos lleva al Objetivo final. Buscamos otra y definimos de nuevo el indicador-acción.

–  Insistí en que tuvierais un tablón de anuncios donde se pudiera ver bien claro la evolución de los indicadores-acción y del objetivo. Esto ayuda mucho a reforzar el Equipo. Mi  sorpresa fue su diseño, y las ganas que teníais de hacerlo.

Bueno Emilio, pienso que ya lo has dicho todo,  – No! – Me dices,  – me falta algo muy importante y es el resumen, y Emilio añadió:

–  Encontrar la oportunidad y probarla ha sido tan importante como los indicadores-acción para medir las acciones críticas del proceso, esto nos ayuda a anclar una forma de hacer, por suerte no te conformaste con el cambio que hicimos, te agradezco que insistieras en los indicadores y en las reuniones semanales. Ahora sabemos cómo debemos actuar para conseguir el objetivo y crecer. Este proyecto nos ha cohesionado como Equipo, trabajamos por algo que a todos nos atañe. Estamos contentos. Por mimetismo tratamos la vorágine en términos similares y nos ayuda mucho. Gracias.arbre i bosc

Cuántas veces la gestión del día a día es el árbol que no nos deja ver el bosque.

Anuncios

Acerca de Lluís Gras

Executive and Business Coaching, con más de 25 años de experiencia en empresas.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a La Vorágine y lo Importante, La experiencia de los demás…

  1. Olga dijo:

    Molt bé, Lluís. Una manera amena d’explicar el que fas i els resultats que es poden aconseguir, i explicat per qui ha viscut l’experiència, té més força.
    Salvant les diferències, el que expliques és el passa també en altres aspectes de la vida de les persones.

  2. Kernan dijo:

    Hola Lluis,

    Has posat el dit sobre una “ferida” que tinc des del 2007!…Ja que quant em dedicava a la meva feina de gestor de patrimoni al 100% fa uns anys, em guanyava tan bé la vida que aquest fet per si sol no em permetia veure el conjunt del bosc com molt bé expliques. Ha sigut només després del començament de la crisis que vaig veure que el meu model de negoci era molt fràgil i que havia desaprofitat desenes d’ocasions per enfortir-lo i posar-ho a proves de bombes…però ja era massa tard per rectificar. Malgrat això me’n vaig sortir posant .li moltes hores de feina però que si hagués fet el que molt bé expliques en el teu post m’hauria estalviat molts malts de caps! Un post així es el que haurien de tenir incrustat molts emprenedors que estan tenint èxit en el present però que no saben que no es etern si no es fan les coses molt bé. Replantejar i confrontar-ho periòdicament amb els membres del teu equip es la millor medicina per no caure en aquest error! Llàstima que no ho tingués clar durant els anys 90!!

    Kernan

    • Marta Garcia dijo:

      La vida ens posa aprenentatges… l’important és adonar-nos i fer-los. Està bé…la maduresa és això aprendre a discernir entre la vorànige i el que veritablement és important, i s’aprén amb l’experiència.

  3. Francesc Mas dijo:

    Molt be Lluís,

    pienso que defines muy bien donde está el éxito de los negocios, y por que no, de la vida. Tal como tu dices, y lo comparto, está en el NO aceptar cuando las cosas van bien que ya esta todo hecho. Es necesario seguir indagando con el fin de asegurar no el día a día, asegurar el cada dos días, el cada tres, el cada cuatro, y así un largo etcétera. Asegurar el futuro, por una razón, porqué vivimos en él, no vivimos el presente, vivimos el futuro ya que los negocios están en continuo movimiento.

    Te felicito por todo el trabajo que haces. Un abrazo!!!

  4. Marta Garcia dijo:

    Un article molt amé i il·lustratiu. Felicitats.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s