4 Caracteres Culturales que afectan al Desempeño

Cuando las cosas no funcionan y los beneficios caen en picado, y más todavía, en pérdidas, empezamos a mirar en nuevas ideas, en los indicadores, KPI’s, o intentamos mejorar los procesos. A veces el problema se resuelve, otras, intentas todo lo que puedes y aún así los resultados no mejoran. La mejor idea, los mejores indicadores y los mejores procesos posibles, pero si los miembros del equipo no trabajan bien juntos, la compañía no cumplirá con sus expectativas.img_contenido_desempenio

Es muy difícil de ver y aún más admitir que sea el equipo quien perjudica la compañía. Aprender a reconocer este problema, y tratar de resolverlo antes de que sea demasiado tarde, es mucho más sencillo y fácil que cuando los temas se llevan al punto de no retorno.

4 caracteres Culturales que pueden afectar al Desempeño y algunas ideas para salvarlos:

  1. Cuando problemas pequeños se convierten en grandes

Le llamo a estos problemas “pequeños elefantes”. Empiezan siendo muy pequeños, pero cuando no se resuelven a tiempo se convierten en “elefantes de 7 toneladas”, y no hay quien los mueva. Hay que resolver los pequeños problemas en su inicio, ya sé, es más fácil de decir que de hacer. En general nadie ve que estos pequeños problemas se convertirán en grandes y prestarles atención resulta, al parecer, una pérdida de tiempo.

Un ejemplo, imaginamos un proyecto asignado a  un equipo y uno de los miembros no da los resultados esperados. En vez de confrontar con él su bajo desempeño, lo evitamos y decidimos no invitarlo en otro proyecto. Al principio no parece que sea un gran problema, pero al final afecta a las relaciones personales. Si por el contrario hubiéramos hablado con él y revisado cómo podría mejorar su desempeño, la relación, seguramente hubiera ido a mejor.

La conclusión es que no debemos tener miedo a estas conversaciones, no son fáciles pero es peor no hacerlo. Aconsejo leer el libro “Crucial Conversations” el cual nos enseña a cómo manejar estas difíciles conversaciones.

  1. Esconderse detrás del e-mail

Cuando estamos disgustados o no respetamos a alguien, es mucho más fácil enviar un email. Las personas, a veces, nos escondemos detrás de un e-mail cuando en realidad deberíamos tener una conversación cara a cara. Detrás del email, el tono puede interpretarse mal, lo que lleva que la situación sea aún peor. Es sumamente más fácil cuando tratamos diferenciadas personalidades y resulta que se enconan debido a esto.

No olvidemos el cara a cara, un email puede ser muy destructivo y además ahora que abusamos tanto de ellos.

  1. Es difícil tomar Decisiones, aún más difícil que se ejecuten

Estoy seguro que habéis asistido a reuniones, en las que un interés personal o un conflicto han afectado a la toma de decisiones. Cuando las reglas y normas éticas no se cumplen, las personas no están pensando qué es lo mejor para la compañía. Solamente están interesados en ellos mismos y sus departamentos.

A veces en las reuniones, sólo hablan uno o dos, y toman las decisiones como si todos hubieran participado y estuvieran de acuerdo. Peor aún, luego la ejecutan según sus criterios. Al final se crea un conflicto, por que los otros no participaron, y no digamos si las cosas no salen bien, los enconos se avivan.

Hay que tener sesiones de discusión de ideas y que todos participen, elegir un modelo de votación que satisfaga la mayoría. Esto se hace imprescindible para evitar que se decida por el interés individual o de un departamento. Os aconsejo leer el libro de “Patrick Lencioni, Las 5 Disfunciones de un Equipo”.

  1. Los reinos de taifas o silos

Existen aunque cuesta aceptarlo, no está bien visto, es difícil de admitir que no se trabaja bien con otro equipo o departamento de la compañía. Si prestamos atención, vemos enseguida los signos de ello.

Los reinos de taifas o silos, tienen  muchas causas; la competitividad, cierta mentalidad elitista, y otros,  consiguen que la información no fluya ni se comparta. Se pierde el respeto  en los otros departamentos, el trabajo se vuelve más individual, sobre todo cuando los equipos luchan para alcanzar distintos objetivos.

No queda más remedio que crear proyectos para equipos multidisciplinares, alinear los objetivos y que todos luchen por el resultado de la compañía sin creer que el suyo es más importante que el otro. Todos deberíamos sentirnos partícipes del Objetivo global y saber cuál es nuestra aportación a este objetivo.

Un equipo de alto rendimiento trata de evitar estos caracteres que le destruyen. Mi trabajo consiste en ayudarles a crear transparencia en la gestión, alinear a los equipos para asegurar que todos los empleados trabajan asumiendo el objetivo a largo plazo, el anual, trimestral, mensual y diario.

Anuncios

Acerca de Lluís Gras

Executive and Business Coaching, con más de 25 años de experiencia en empresas.
Esta entrada fue publicada en aprendizaje, Coaching, Conocimiento, Team Coaching y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s