Liderazgo, Retar – Cuidar, Cuidar – Retar

Acabo de leer, una vez más, esta historia y la comparto con vosotros:

Una nueva profesora en un instituto, recibe a principio de año la lista de los alumnos con un número asociado, en cuya cabeza de la columna aparece las iniciales “IQ”. Todas las cifras mencionadas superan el número 150. La profesora interpreta que “IQ” es el Índice intelectual, y percibe que le ha tocado una clase con alumnos muy preparados y de alto rendimiento.

Durante el curso la profesora se muestra muy exigente con los alumnos, siempre creyó que los alumnos podían seguir y así se lo decía y animaba. Cuando los alumnos se quejaban, ella respondía que creía en ellos y seguro que podían trabajar los ejercicios y lecciones propuestos.

 Al terminar el curso, el director del instituto la felicitó por los excelentes resultados obtenidos por sus alumnos. Es fácil enseñar cuando se tiene en clase este fabuloso grupo de chicos, respondió. Chicos listos, interesados, motivados, todos ellos tienen un IQ por encima de 150. El director preguntó, cómo sabía ella el elevado coeficiente intelectual de los alumnos, y respondió que cuando recibió la lista de alumnos en la columna de la derecha con las siglas IQ en la cabeza había este número. El director sonrió, este número se refiere al casillero asignado a cada alumno.

care to dare foto

Vemos que nuestro pensamiento condiciona nuestro resultado. Lo que puede parecer imposible es posible. Y el liderazgo consiste en esto, en ser capaz de cambiar la mentalidad y el marco mental de otra persona para que pueda dar todo su potencial y obtener los resultados que desee.

La profesora era la líder de esta clase, imaginamos como actuó, asimismo, desconociendo, tomó sus riesgos. Podría ser que la clase no siguiera y en conjunto obtuvieran malos resultados.

Ante todo, creyó en sus alumnos, total confianza, solamente con unos datos que a ella le parecieron relevantes y podemos pensar por los que se sintió, entre halagada de una clase así y aturdida por la responsabilidad de tener unos alumnos de tan alto coeficiente intelectual.

Y segundo, trató de transmitirles su punto de vista (mind’s eye), era posible que pudieran hacer los trabajos que les asignaba, siempre más exigentes a lo que podríamos llamar el estándar a su nivel.

Observamos dos actividades del liderazgo, “Cuidar”, aceptando el individuo, viendo su potencial, enviando un mensaje muy potente, (lo podéis hacer), focalizada en lo positivo e inspiradora a través de motivaciones intrínsecas, (vosotros sois capaces y lo vais a lograr). Otras tres habilidades más deben ser tenidas en cuenta, mostrarse siempre positivo, escuchar y preguntar mucho y retando a los alumnos y a sí misma a tomar riesgos. (Podía no haber salido bien y el curso hubiera acabado en desastre).

Lo que pensamos se convierte en una creencia, y después tomamos decisiones basadas en estas creencias.

El Liderazgo que obtiene resultados se basa en estas dos premisas:

  • Crear un vínculo con las personas, que es una conexión emocional diferente de la amistad. El vínculo deviene en confianza. El líder está acá, cerca, apoyando, asegurando, analizando conjuntamente el error y las lecciones aprendidas.
  • Creerse lo que se quiere conseguir y actuar en base a esta creencia. Ver el potencial y determinar los retos. Solamente un punto de vista positivo produce resultados y es el responsable de que tomemos ciertos riesgos y apostemos por ganar.

care to dare bookCare to Dare, de George Kohlrieser, un excelente libro acerca del liderazgo, y de todas sus facetas. Su lectura no te va dejar indiferente, sea porque te sientes identificado, sea porque ves una oportunidad de desarrollo personal en torno al liderazgo. En este libro encontrarás herramientas que te enseñarán a entrenar comportamientos que te definirán como un líder, tal como, seguramente quisieras verte.

Deja un comentario